Buscar

Poesía y Libertad

No conozco mayor libertad que la poesía, y no conozco mayor poesía que la libertad.

Al calor

Vivo al calor del fuego que se enciende en mi mirada,
cuando escapan los recuerdos desde mis adentros,
desgarrando mis entrañas,
atravesando mi carne,
disfrazando cada sombra de tu silueta,
impregnando cada herida con tu sangre.

Vivo al calor de una mentira envuelta en llamas,
niebla quemada por el primer rayo de sol.
Al calor de tu distancia y tu silencio,
avivando un fuego muerto que calienta sin arder.

Color

Me dicen que me olvide
del hombre.

Me dicen que sólo existo yo.

Me dicen que me olvide
incluso de mi nombre.

Que no importa.

Que sólo somos
carne
de primate.

Me dicen que renuncie
a la justicia.

Como si yo
pudiera elegir
qué color le doy al sol.

Me dices que me olvide
del hombre.

Me dices que sólo existes tú.

Me dices que me forje
tu nombre
en mi piel.

Que sólo existes tú.

Como si tú
pudieras elegir
el color de la luz.

Me dicen que me olvide
del sueño.

Me piden renunciar
a la verdad.

Me piden que odie
el conocimiento.

Me piden regresar
a un estado medieval.

Dicen que toda lucha
está perdida.

Y me piden que destierre
las ideas.

Y me piden que ambicione
estupideces.

Que todo es relativo.

Y así,
me piden que idolatre
hasta lo vomitivo.

Dicen que nada importa.

Que cierre los ojos.

Que todo da igual.

Como si ellos
pudieran elegir
de qué color es el mar.

Dicen que no hay futuro,
ni nada que inventar.

Que todo es pasado,
y en el pasado está.

Me piden
cuadricular
mi mente.

Me piden
fronteras
a la verdad.

Me dicen que nada
es suficiente.

Que sólo importa
prosperar
materialmente.

Y así,
me dicen que la nada
es suficiente.

Me piden que abrace
su cinismo.

Que el tiempo
de los rojos
quedó atrás.

Me piden
que acepte
su dogmatismo.

Como si alguien
pudiera definir
el color del socialismo.

Siendo ella

Tendríamos que haberlo
visto venir.

Siendo ella tan ufana,
siendo yo tan orgulloso,
era un desenlace inevitable
que sólo el optimismo ciego
de un joven enamorado
podría obviar.

Pero tendríamos que haberlo
visto venir.

Sienda ella tan serena,
siendo yo tan anarquista,
era sólo una simple
cuestion de tiempo.

Siendo ella tan dinámica,
siendo yo tan reflexivo,
siendo ella tan del viento,
siendo yo tan de Bukowski.

Siendo ella tan morena,
siendo yo tan gilipollas.

Tendríamos que haberlo
visto venir.

Abismo

Fuimos avanzando hacia delante,
uno frente al otro y, al tocarnos,
di la vuelta, girando sobre mí mismo,
y seguí adelante, mas ahora,
de espaldas a ti y frente a un abismo.

Absurdo e imparable

Es solo otro poema
que nace
como un nuevo día.
Sin nada por lo que luchar,
ocupando un espacio vacío,
ocupando sin contenido,
simplemente, por suceder.

Dejando atrás
línea tras línea,
hora tras hora,
sin demasiado sentido,
simplemente
inevitablemente
absurdo
e imparable.

Ya casi
está.

Fin.

Decepcióname

Decepcióname otra vez,
pueblo español.

Repite tus propios errores,
nunca aprendas del pasado.

Decepcióname otra vez,
pueblo español.

Retoma tu eterno camino,
destinado hacia el fracaso.

Decepcióname otra vez,
pueblo español.

Nunca creas en el cambio,
nunca creas en ti mismo.

Decepcióname otra vez,
pueblo español.

Aniquila mis esperanzas
y condéname al nihilismo.

Decepcióname otra vez,
pueblo español.

Líbrame de responsabilidad,
y destruye mi fe en el hombre.

Decepcióname otra vez,
pueblo español.

Pues tu Historia lleva escrita
la decepción como nombre.

Primavera

Y si fuera primavera
sólo cuando tú me miras,
y no existiera más nada
que el brillo de tus pupilas
y el rubor de tus pestañas,
¿qué podría hacer, morena?
¿qué haría yo, morena mía?
Ay, si fuera primavera
sólo cuando tú me miras.

Magia

¿Dónde se fue la magia?

¿Acaso se perdió entre estadísticas
macroeconómicas?

¿O en el individualismo
y la búsqueda insaciabable
de riqueza material?

¿O en el egoísmo
de unos pocos hombres?

¿Acaso ya no existe magia
en el mundo?

Y todos hacen el mal
por el mal.

Y viven en la inmediatez
más inmediata.

Nadie sigue algún ejemplo.

Nadie quiere ser ejemplo.

Y nuestros ídolos son caricaturas,
y están vacíos de grandeza.

Comunismo, capitalismo,
liberalismo, socialdemocracia,
socialismo, sindicalismo,
anarcocapitalismo.

Privatizar empresas,
socializar empresas,
nacionalizar empresas.

Bajar impuestos al consumo,
subir impuestos a la renta,
reducir impuestos de sociedades,
perseguir el fraude fiscal.

Pero no.

No, no, no es sólo eso.

Necesitamos brillo.

¿Acaso no lo ven?

Necesitamos magia.

Cuadro espantoso

Hoy estaba leyendo el periódico
y vi
que se había comprado un cuadro
espantoso
por 26,2 millones de euros.

Vivo en un mundo
en el que cuadros
espantosos
valen 26,2 millones de euros,
y donde 800 millones de personas
pasan hambre.

Sí, sí,
ya lo sé.

Caigo en la demagogia.

Pero, a la vez,
no es demagogia.

Es realidad.

Es que la gente es gilipollas
y creo que hay que decirlo
más a menudo.

Porque en el mundo del respeto,
del buenismo
y lo políticamente correcto,
parece que se ha puesto de moda
respetar la estupidez.

Y yo no la respeto.

La tolero,
cómo no.

Y los compadezco, en parte.

Pero no puedo respetar,
no puedo presentar
como algo racional,
lógico,
digno,
que alguien pague 26,2 millones
de euros
por un cuadro
espantoso.

Sólo porque sea exclusivo,
y necesiten objetos
exclusivos
para evadirse de su propia
mediocridad.

Hay 800 millones de personas
que pasan hambre.

Y vivo en un mundo repleto
de gilipollas
mediocres.

Hay que decirlo más a menudo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑